Remedio casero para irritación cutánea por piretroides

Foto 1. Imagen de una protección inadecuada para realizar un inyección en vigas./ Desinsectador 08-2013

Foto 1. Protección inadecuada para realizar un inyección en vigas./ Desinsectador 2013

Un comentario común sobre los actuales insecticidas disponibles para fumigar es que pican. Esto lo oigo entre mis compañeros de control de plagas. Llegan nuevos productos y, si un compañero ha tenido ya una experiencia con estos, te dirá: “¡Cuidado! Este producto pica.” Cuando te dicen esto, te pones alerta y buscas un protección adecuada. Cuando empecé en control de plagas, no oía un comentario parecido. Sin embargo, ahora que la mayor parte de los insecticidas incorporan piretroides, lo oigo a menudo. Esto es así porque al entrar en contacto con la piel de una manera prolongada, los piretroides producen una irritación cutánea que dura horas. Empieza una hora después del contacto y tiene su punto álgido con fuertes picores en las zonas afectadas. Esto produce intranquilidad y no deja que te concentres en otras tareas, ya que notas escozor. La zona afectada suele ponerse un poco encarnada. Si resulta que te vas a dormir con los picores, te va a costar conciliar el sueño. Y esto provocará que te pongas un poco más nervioso.

La primera vez que tuve irritaciones por piretroides fue bastante grave. Creo que fue en el verano de 2008. Un compañero y yo estábamos en una buhardilla realizando una inyección en unas vigas que sostenían un gran tejado de dos aguas. Hasta entonces, este tipo de tratamientos lo realizábamos con un producto de GMB que contenía clorpirifós y un fungicida. Al prohibirse el uso en sanidad ambiental de los insecticidas organofosforados, la fórmula cambió y se sustituyó el clorpirifós por un piretroide. Debido a la inclinación del tejado, en la zona baja del techo las vigas estaban a menos de 1 metro del suelo. Esto nos obligó a estar la mayor parte del tiempo agachados inyectando. Después de 3 horas de trabajo, empezamos a notar escozor en los brazos, los muslos y la espalda. Llevábamos el mono de Tyveck blanco (de protección más elemental) y unos guantes de media caña. Esta equipación de protección es la que siempre habíamos utilizado en este tipo de tratamientos. Al notar los ardores, nos asustamos y dejamos de inyectar. Nos fuimos para la mutua de accidentes. El escozor iba a más. El temor hizo mella en nuestras psiques y pensábamos que saldríamos malparados. En la mútua nos vieron y no supieron ayudarnos. Tan solo nos dieron un volante para ir al médico especialista al día siguiente. Y este médico no supo decirme nada, a pesar de llevarle la ficha de seguridad del producto.

En un principio, creíamos que el nuevo producto debía de llevar algún disolvente diferente que había hecho ineficaz la protección. Pensamos que este era más corrosivo y creímos que era la causa de la quemazón. Las zonas del cuerpo afectadas eran las que habían estado en contacto de una manera prolongada con el traje empapado debido a la posición de trabajo. Recuerdo que durante el tratamiento habíamos estado inyectando líquido de una manera generosa. Las vigas estaban muy afectadas y chupaban mucho líquido. Entre salpicaduras y goteos, nos empapamos con el líquido. He de decir que yo no notaba si el líquido había traspasado. Dentro de un mono, en verano y bajo cubierta, uno no deja de sudar y queda totalmente mojado por dentro. Nunca nos había pasado nada con esta protección. Para continuar con el tratamiento, solicitamos a la empresa que comprara un mono de mayor protección. Tiempo después descubrí que los piretroides producían picores de manera sistemática. Entonces caí del árbol. Durante años había estado inyectando y entrando en contacto con los insecticidas. Toda la protección anterior era inadecuada e ineficaz. Los organofosforados no pican, por lo que nunca fui consciente de que mi cuerpo había estado absorbiendo dosis de insecticida. Hoy en día, el técnico va mejor protegido que antaño debido a este picor de los piretroides. Sin embargo, las materias activas de esta familia son muchísimo menos peligrosas para la salud que los organofosforados.

Este último mes he tenido la oportunidad de probar nuevos productos insecticidas con piretroides. Y lógicamente, me he llevado a casa picores en los antebrazos y en la cara. En la fotografía número 1, se pueden ver las manos de quien escribe este posteo. La protección para realizar la inyección es totalmente inadecuada. Por una parte, el mono que llevaba puesto no impide que el insecticida entre en contacto con la piel. Por la otra, los guantes deberían ser más largos. Se puede ver cómo el mono tiene manchas de líquido. Me vi inmerso en un tratamiento que tenía que acabar sí o sí. Así que tiré para adelante, sabiendo que el brazo derecho me acabaría escociendo. Dicho esto, admito que no tengo perdón. Parece que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y yo debo ser muy hombre, porque tropiezo varias veces.

El tema es qué hacer si tienes alguna parte del cuerpo escocida por los piretroides. En primer término, olvidarse del botiquín. No hay que recurrir a ningún producto tipo cremas ni similares. No conocemos qué compuestos componen los insecticidas ni tampoco las cremas. Pudiera ser que un insecticida llevara algún compuesto que reaccionara con alguno de la crema. La reacción pudiera derivar en algo mucho peor. Lo básico, como dicen todos los manuales, es lavar la zona con abundante agua fría. Nunca caliente, porque haría que el producto penetrara con más facilidad a través de la piel. En segundo término, y esto es fruto de mi experiencia, regar la zona con abundante aceite de oliva. Se coge un algodón y, empapado en aceite, se pasa por la zona afectada. El alivio no es instantáneo, tarda unos 20 minutos en hacer efecto. El aceite de oliva es algo muy neutro. Pensé que no empeoraría el cuadro de fuertes picores. Recurrí al aceite al acordarme de mi bisabuela, que lo usaba para hacer friegas sobre partes del cuerpo en las que se tenían dolores. Buscando por internet, he encontrado que se ha descubierto que el aceite de oliva contiene una sustancia llamada oleocanthal que inhibe la actividad de enzimas relacionadas con la inflamación (1). Esta sustancia tiene una actividad parecida al ibuprofeno. Lo más importante es que el aceite sea virgen extra.

Para acabar, quiero comentar que también los animales padecen ardores producidos por los piretroides. En algunas ocasiones tuve que regar el lomo de toros con piretorides por motivo de la lengua azul. Con una mochila, desde la parte superior de un camión, los rociaba. Al hacerle esto a un animal, se le deja bien fastidiado. Sentirá los mismos picores que sentimos los humanos. Estarán unas buenas horas nerviosos e intranquilos. Una técnica más directa, es la del pour-on, que consiste en regar el lomo de un bovino con un vaso lleno de piretroides. Pobrecicos.

(1) Phytochemistry: ibuprofen-like activity in extra-virgin olive oil (septiembre 2005), Nature.

13 comentarios en “Remedio casero para irritación cutánea por piretroides

  1. Emmanuel dijo:

    A mi compañero y a mi que nos dedicamos a la madera nos pasa lo mismo.
    De hecho hace tiempo miramos la ficha tecnica de ese mismo mono de papel de las fotografias. Vimos que solo protegia de salpicaduras y como usabamos Xilix-gel y Serpol-gel posteriormente, las salpicaduras son mas persistentes por la forma del producto. Al final le dijimos al encargado que nos comprase unos monos de mayor protección. Este protege más aunque al ser más hermético sudas una barbaridad.
    Por cierto, en un port anterior vi una foto de un mono con guantes incorporados, que tal funciona?

    • desinsectador dijo:

      Sí, lo de los monos es duro. Si el mono es bien hermético, yo me quito la ropa. De lo contrario, salgo con la ropa mojada. Los geles han sido un gran avance. Ahora se evitan muchas salpicaduras y dejar el suelo mojado. Aunque como tú dices, son más persistentes las salpicaduras. ¿Dices que viste una foto de un mono con guantes incorporados? No recuerdo haber usado nada parecido. Quizás la foto no sea muy buena y parezcan incorporados.

  2. Ted dijo:

    Esta irritación producida por los piretroides es conocida desde la época cuando se empezaron a introducir en agricultura en los años 80. A veces se denomina sensación facial subjetiva (SFS). Creo recordar que es más probable que la produzcan los piretroides que tienen en su estructura química el grupo CN, es decir muchos de ellos. Una excepción es la permetrina. El SFS no es un efecto toxicológico. Tienes razón, sí que es un aviso muy útil. Si los sufres es porque y te has contaminado con el producto. La manera más fácil de sufrirlo es abriendo sin guantes un envase contaminado con el producto sin diluir, o pasándose el guante contaminado por la cara. Inclusive un residuo seco te puede afectar. Se llama sensación facial subjetiva porque, aunque puede afectar cualquier parte del cuerpo que se contamine, las partes más sensibles son alrededor de la boca y los ojos. Los productos piretroides en base a disolventes orgánicos, como los concentrados emulsionables o algunos productos listos para usar, afectan más que las formulaciones en base a agua como los microencapsulados o las suspensiones concentradas.

    • desinsectador dijo:

      Gracias por el comentario. Muy esclarecedor. Ahora ya sé el término técnico con el que se definen estos picores. Es decir, sensación facial subjetiva (SFS). Buscaré información sobre lo que comentas de que esta parestesia (como veo que se define el SFS) es producida por tener nitrógeno en su fórmula. Mil gracias.

  3. Jose dijo:

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Acabo de sufrir en mis carnes esa sensacion facial subjetiva por manipular sin los adecuados medios de protección unos sacos de semillas de girasol que están tratados con un insecticida a base de piretroides. La verdad es que son unos síntomas muy desagradables y molestos pero te quedas un poco mas tranquilo al leer que no son neurotoxicos. Un saludo y a cuidarse.

  4. Isabel dijo:

    Muchas gracias por este dato mi hermana y yo trabajamos en compañía empacando muchas clases de veneno a mi gracias a Dios no me ha pasado pero a mí herma si ha tenido tiempos difíciles con este veneno me decidí a buscar un remedio por internet gracias a que unas compañeras traen un líquido que les inhibe el malestar pero no quieren dar información de lo que es, muchas gracias a quien escribió esta información,bendiciones.

    • desinsectador dijo:

      Hola, Isabel. Desconozco en qué país vives, pero esto que comentas en España constituye un grave delito contra la salud de los trabajadores. Los trabajadores deben estar informados de con qué trabajan, qué peligros tiene y cómo prevenirlos. Saludos.

  5. Tania dijo:

    Me acaba de pasar de ponerle un poquito apenas de insecticida con piretroides a mi perrita de 2 meses, para las pulgas, en el medio de la espalda (donde no se puede lamer) y, al cabo de una hora, comenzo a llorar y no paraba pobrecita. Estuvo como una hora llorando hasta que se durmio. Que culpa por Dios! Le lave la zona con abundante agua.😦

  6. NOELIA dijo:

    Hola
    Te tengo una consulta. Sabes como se puede eliminar el olor y los restos de permetrina de una casa con piso de madera? fumigaron y ahora, 3 días después huele muchísimo y yo estoy embarazada y tengo una niña pequeña…no hemos podido volver a la casa porque nos da miedo intoxicarnos. Toda ayuda te la agradezco mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.