Milpiés: cardador

Fig 1. Milpiés recogidos en la planta baja de una nave industrial en Banyoles./ Desinsectador 2012

De pequeño me encantaba mirar y tocar con el dedo a un milpiés. Cuando este notaba mi dedo presionando su cuerpo, se enrollaba en forma de espiral con la cabeza hacia adentro. Al enrollarse, el milpiés se pone en posición de protección o defensa. En la fotografía número 1, se pueden ver restos de ejemplares de este artrópodo perteneciente a la clase Diplopoda. Los recogí en una nave industrial junto al campo. Cuando entran en nuestras casas lo hacen por error, porque en estas no tienen buenas condiciones de vida. Los encontraremos muertos cerca de las zonas de entrada. Los diplópodos no tiene mil pies, pero sí muchos. Tienen el cuerpo segmentado en anillos y en cada uno de ellos hay dos pares de patas. En España las diferentes especies pueden tener desde 11 a 60 anillos. Son animales cosmopolitas que podemos encontrar en zonas boscosas, jardines, solares y orillas de ríos y estanques.

Fig 2. Milpiés de la familia Julidae fotografiado en el Río Besós (Santa Coloma de Gramanet)./ Desinsectador 2012.

El milpiés que se suele ver en la zona donde vivo es de color gris con una longitud de entre 2 y 6 centímetros. La parte central de cada anillo es de un gris claro y la parte lateral de un gris oscuro. Recibe el nombre de cardador, aunque bajo esta etiqueta se recogen varias especies similares pertenecientes a la famila Julidae. Una de las especies es Ommatoiulus rutilans, que podemos encontrar en lugares soleados y pobres en vegetación. Otra especie es Julus terrestris. Si no me equivoco, creo que los ejemplares de la fotografía número 1 son ejemplares de esta ultima especie. Si queremos encontrar un cardador, buscaremos bajo las piedras o la hojarasca. También los podemos ver en alguna ramita, como en la foto 2. O simplemente sobre un suelo de cemento a la sombra, como en la foto 3. Estas dos especies son vegetarianas y no representan ningún peligro para el hombre. Los milpiés mudan la piel como hacen otros artrópodos y, en cada muda, añaden un nuevo segmento. Espero que las imágenes sirvan para ilustrar y dejar en buen lugar a este animal tan bonito.

Fig 3. Milpiés de la familia Julidae fotografiado en el Río Besós (Santa Coloma de Gramanet)./ Desinsectador 2012.

Fig 4. Milpiés de la familia Julidae fotografiado en el Río Besós (Santa Coloma de Gramanet)./ Desinsectador 2012.

2 comentarios en “Milpiés: cardador

  1. Diego Blasco dijo:

    Para empezar te diré que me gusta el respeto con el que hablas de un animal que, en principio, a mucha gente le produce repugnancia.
    En mi casita del campo son una verdadera multitud que se mete por todas partes: sé que son inofensivos pero cuando los aplastas accidentalmente dejan un olor a cianuro bastante molesto. Hasta ahora me limitaba a barrerlos y echarlos al campo vivos, pero me gustaría saber si hay alguna forma razonablemente ecológica de mantener a la mayoría de ellos fuera de casa. Me pregunto si espolvorear los alféizares de las ventanas y la parte de abajo de las puertas con ácido bórico, o con sal ayudaría a rechazarlos.

    • desinsectador dijo:

      No conozco ningún repelente para estos artrópodos. Sin embargo es posible que lo que tu comentas funcionara. Desde luego, el ácido bórico sí que los disuadiría de trepar por la fachada. Te recomiendo también que pongas burletes en las puertas que dan a la calle y mallas mosquiteras en las ventanas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s