Polilla india de la harina

Fig 1. Detalle de la lámina adhesiva con ejemplares de polilla india de la harina./ Desinsectador 2012

Esta tarde he estado en un cliente poniendo algunas trampas adhesivas para polillas de la ropa. Me he lavado varias veces las manos y, además, me he duchado. Y a pesar de ello, estoy delante del ordenador y ya es la segunda polilla que se acerca volando hasta mí. Las veo revolotear delante mío hasta que se posan sobre una de mis manos. Las he atrapado con un vaso y las tengo revoloteando dentro. Y ahora mismo se acerca otra hasta mí. ¡Qué bueno! Y las tres pertenecen a la misma especie, se trata de la Plodia interpunctella, más conocida como polilla india de la harina [1]. Precisamente, en el cliente de esta tarde, me he encontrado con láminas adhesivas llenas de esta especie de polilla. La razón es que un compañero mío se ha despistado. En algunos lugares puso trampas para este tipo de polilla en vez de trampas para la polilla de la ropa.

Fig 2. Polilla india de la harina a través de la lupa binocular./ Desinsectador 2012

Esta polilla es fácil de identificar a la que uno preste atención, ya que tiene las alas delanteras muy vistosas y bellas con dos tipos de coloración. La mitad del ala (la más cercana a la cabeza) es de un color marrón clarito y la otra mitad (la más alejada de la cabeza) es de un color marrón cobrizo con bandas oscuras. Una de estas bandas oscuras hace de separación entre ambas coloraciones. Los ejemplares adultos no sobrepasan los 10 milímetros y la envergadura es de 16 y 20 milímetros. Y si queremos encontrarnos con una de estas, no es difícil verlas en nuestras cocinas, cerca de nuestras despensas. Se la llama polilla de la harina, pero además de comer harinas, galletas o cereales, también lo hace con frutos secos, chocolate o cualquier cosa que le apetezca como comida seca para animales. Así que nuestras despensas son su paraíso y no tiene dificultades para entrar en potes o bolsas cerradas. Si uno quiere librarse de ellas, lo primero que tiene que hacer es deshacerse de lo que esté contaminado con ellas. Y luego, mantener limpia la despensa. Fijándose bien en algún pote con ejemplares adultos dentro, se podrá ver las larvas que son de color blanquecinos y no sobrepasan los 12 milímetros. Igual que la larva de la polilla mediterránea de la harina [2], sobre el material infestado se puede ver hilos de seda. En un pote infestado, podemos encontrar bastantes larvas, porque la hembra puede depositar entre 100 y 400 huevos. Además, si sumamos a esto el hecho de que en óptimas condiciones el ciclo de vida se puede completar en 25 días, nuestra cocina se puede ver lleno de estas polillas. Espero que las fotos que acompañan a este texto basten para hacerse de una idea de su forma.

[1] Apuntes sobre la polilla india de la harina, Desinsectador, 30-08-2012.

[2] Larva de la polilla mediterránea de la harina, Desinsectador, 27-06-2103.

4 comentarios en “Polilla india de la harina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s