Polilla mediterránea de la harina

Fig 1.Máquina para elaboración de pan. / Desinsectador 2012

No es fácil realizar un servicio de control de plagas en un obrador de panadería. En un lugar como este, cualquier animal encuentra fácilmente comida y unas condiciones ambientales adecuadas. La acumulación de harinas y de alimentos elaborados es grande. La harina lo impregna todo y por las esquinas y debajo de la maquinaria se acumula. Mantener limpio un obrador es difícil. Además, la temperatura suele ser alta debido a los hornos. Durante todo el año los animales considerados plaga se pueden reproducir con normalidad. Hay que tener mucho cuidado cuando se revisa un obrador y estar atentos porque, si te despistas, en la próxima revisión te puedes encontrar con un foco mayor de cualquier plaga y costará más tiempo poner coto. En uno de los obradores que suelo inspeccionar, desde hace bastante tiempo tienen, en una de las salas de elaboración, un foco de polilla mediterránea de la harina, cuyo nombre científico es Ephestia kuehniella. Otro nombre que recibe es el de palomilla gris de la harina.

Fig 2. Aparato insectocaptor para insectos voladores. / Desinsectador 2012

Encontrar este tipo de polilla en un obrador no es cosa rara, pero a veces se dispara el número y no es fácil controlarlo. En la foto 1 se puede ver una máquina para la elaboración de pan y sobre esta un aparato insectocaptor que a base de un par de fluorescentes de 15 watios atrae a los insectos voladores hasta que queden pegados en una lámina adhesiva. Hay otros aparatos, llamados insectocutores, que atraen a los insectos voladores hasta un entramado de hilos puestos en paralelo por los que circula electricidad. Al posarse el insecto sobre estos, recibe una descarga eléctrica letal. Este tipo de aparato se usa cada día menos en la industria alimentaria, ya que tras ser electrocutado el insecto cae y podría ir a parar sobre un producto alimentario. Un aparato de láminas adhesivas es más limpio que un aparato con electrodos, aunque es necesario un mayor mantenimiento e ir cambiando periódicamente las láminas. En el obrador en el cual tomé las fotografías, hay un número elevado de polilla mediterránea de la harina alrededor de una de las máquinas de elaboración de la masa de pan. La razón es que en la zona donde está la máquina no está todo lo limpia de harina que debería estar. Solo que se eliminara gran parte de la harina que hay depositada en las esquinas ya nos evitaría gran parte de las polillas.

Fig 3. Polilla mediterránea de la harina. / Desinsectador 2012

Esta polilla tiene un ciclo corto de entre 3 y 6 meses, dependiendo de las condiciones ambientales en las que se desarrollen. La temperatura óptima de desarrollo es de entre 10 y 31 grados Celsius. Y requiere una humedad relativa de entre el 70 y el 80%. Realiza, como el resto de polillas y mariposas, una metamorfosis completa: huevo, larva, crisálida y adulto. Las hembras pueden depositar del orden de 200 huevos, cuyo tiempo de incubación es de unos 4 días. La larva, blanca y con la cabeza oscura, irá creciendo hasta alcanzar la longitud de unos 12 mm. Esta larva teje seda y va dejando hilos de seda que se pueden ver fácilmente por un obrador infestado por esta polilla. Si la infestación es severa, se verán sacos de harina llenos de hilillos sedosos o maquinaria envuelta en estos. La acumulación de los hilillos en el interior de maquinaria de un obrador la puede malbaratar al obstruir su funcionamiento. La larva se alimenta principalmente de harina de trigo, granos y productos procesados como panes, galletas, etc. Aunque también se alimenta de harinas granos de otros cereales y sus productos, así como de frutos secos, oleaginosas y leguminosas.

Fig 4. Polilla mediterránea de la harina. / Desinsectador 2012

Tras el estado de crisálida, emerge un insecto adulto cuya longitud oscila entre 2 y 2,5 centímetros. El color de las alas delanteras es de color gris, mientras que el de las alas traseras es blanco. Cuando está posada sobre una pared, se ven solo las alas delanteras que están surcadas por unas bandas transversales más oscuras. Si se la observa bien, es fácil aprender a diferenciarla bien de otras polillas. Para controlar este tipo de insectos no hay nada como mantener una buena limpieza de las diversas instalaciones de un obrador, evitando la acumulación de las harinas por las esquinas o debajo de los sacos de harina. Además, es importante que cuando se detecte un saco con larvas se aisle del resto mediante la inclusión dentro de otro saco hermético que impide que salgan. Los aparatos insectocaptores nos ayudan en su control cuando el número de polillas sea bajo. Pero si es alto, poco pueden hacer. Y ya para acabar este posteo, pongo a continuación unas fotos a través de la lupa binocular de unos ejemplares que recogí.

Fig 5. Imagen del abdomen de una polilla mediterránea de la harina. / Desinsectador 2012

3 comentarios en “Polilla mediterránea de la harina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s