Tratamiento de hormigas

Foto 1. Hormigas del género Lasius comiendo gel en el suelo de un obrador de pastelería. / Desinsectador 07-2012

Hoy he tenido que poner coto a las hormigas en dos ámbitos diferentes: en una cocina y en un hospital. En una cocina se suele tener un umbral de tolerancia mayor que en un hospital. En la empresa en la que trabajo, vemos que cada día nos llaman más por el tema de las hormigas. En los últimos años han aumentado los servicios por hormigas. A bote pronto, lo primero que piensas es que cada año hay más hormigas. Luego te preguntas por qué cada año hay más y miras hacia el pasado. Hace años el contrato que se hacía a los clientes era básicamente para control de ratas, ratones y cucarachas. Ahora observas como los contratos de los clientes se van actualizando e incluyendo el control de hormigas. ¿Cuál es la explicación?

Foto 2. Hormigas del género Lasius comiendo gel en el suelo de un obrador de pastelería. / Desinsectador 07-2012

No sé por qué, pero creo que habría que explicar el aumento de servicios contra hormigas en la tendencia general a realizar cada día menos tratamientos con plazo de seguridad. Una de las razones que nos ha llevado a realizar menos pulverizaciones o pincelados es la prohibición en el territorio de la CEE a la fabricación de productos insecticidas a base de organofosforados como el clorpirifós o el diazinón. La desaparición de estas materias insecticidas más persistentes dejó a las empresas de control de plagas sin unas buenas herramientas contra la cual combatir a los insectos. Ya no se puede garantizar al cliente que con una sola aplicación insecticida estará un buen tiempo sin ver insectos en su local. Así pues, se va convenciendo al cliente para no realizar tratamientos con plazo de seguridad y realizar más visitas de inspección y control. Lo normal antes, era hacer una tratamiento por pulverización o pincelado del local al renovar el contrato con el cliente. Y un tratamiento contra cucarachas a base de productos con organofosforados no sólo eliminaba a las cucarachas, sino que hacía desaparecer a las hormigas.

Foto 3. Tubos de gel insecticida y pistola para aplicarlo. / Desinsectador 07-2012

Hoy día pulverizamos muchísimo menos y las herramientas que usamos contra las cucarachas son diferentes de las usadas contra hormigas. Ahora usamos mayoritariamente cebos. Son productos caros y requieren experiencia y cabeza por parte de los aplicadores. Antes realizabas un tratamiento perimetral con un poco de minuciosidad y desaparecían los insectos durante un buen tiempo. Y ahora hay que buscar las hormigas hasta la salida del hormiguero si es posible y ponerle la dosis correcta de cebo. Además, antes con una pulverización controlabas la plaga. Y ahora, si el hormiguero es muy grande necesitas varias visitas para tenerlo controlado, lo que implica más gasto.

Foto 4. Bomba pulverizadora para la aplicación de líquidos insecticidas. En el caso de realizar una aplicación para hormigas, es importante disponer de una cánula para inyectar en agujeros. / Desinsectador 07-2012

Para el control de hormigas tenemos los cebos, tales como geles y granulados. En el mercado hay un buen surtido de productos con diferentes materias activas. La clave de estos productos es el atrayente que hace que la hormiga ingiera el producto. Lo ideal es contar con un abanico amplio de productos, ya que hay muchos tipos de hormigas. Y cada una con comportamientos y gustos diferentes. A veces, una colonia de hormigas que sabes que come azúcares, no es atraída por un cebo azucarado. Entondes tienes que echar mano de otro si es que lo tienes. Los aplicadores siempre estamos batallando con nuestros jefes para que nos compren productos mejores. Batalla difícil porque estos productos son caros y la crisis no nos permite más. De entre todos los productos en forma de cebo, los geles son los más usados. La capacidad de quedarse pegado a una pared es muy importante. Esta adherencia permite disponerlo en cualquier sitio donde haya una superficie limpia. En cambio, los granulados necesitan estar sobre una superficie horizontal. Ahora bien, algo a favor de los granulados es que puedes disponerlos sobre un suelo sucio o sobre tierra.

Si con estos cebos no controlamos la plaga, podemos echar mano de productos como Serpalac Gel de MYLVA. Se trata de una laca insecticida que no requiere plazo de seguridad. Se aplica con una pistola de silicona y se distribuye haciendo todos los perfiles y aristas a modo de tratamiento perimetral.

En último recurso, tenemos la posibilidad de realizar una aplicación con líquido insecticida. Como hemos dicho más arriba ya no disponemos de productos para pulverizar a base de materias insecticidas persistentes. El tratamiento a base de productos con materia activa de tipo piretroide es menos persistente, pero bien realizada permitirá que el cliente no vea hormigas durante un tiempo. A veces no queda otra más que recurrir al tratamiento químico.

Foto 5. En esta foto se puede ver un grupo de hormigas aladas junto a unas hormigas obreras (a la izquierda), pertenecientes todas a la misma colonia del género Lasius. / Desinsectador 07-2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s